Por Patricio Nogueira - 23/04/2013 - 20:36

A 30 años del debut de Enzo en River

Enzo Francescoli
INOLVIDABLE. 30 años pasaron del primer partido del Enzo con la camiseta de River. (FOTO: La Página Millonaria)

El 24 de abril de 1983 es una de las fechas más representativas de la historia riverplatense ya que el gran Enzo Francescoli debutó ese día con la banda roja. En esa tarde nublada de otoño, comenzó una relación que si bien no fue fácil en sus comienzos, terminó por consagrarlo como uno de los más grandes ídolos de todo el pueblo millonario.

En 1983 el panorama en River era totalmente distinto al de un par de años antes. Lejos de la etapa triunfal de 1975-1981, el club ya había sufrido sensibles bajas en su otrora rico plantel tras el Mundial de España. Passarella y Ramón Díaz fueron transferidos a Europa, Kempes debió volver al Valencia por problemas en la cancelación del pago de su pase, mientras que el Beto Alonso ya se había marchado a Vélez tras el enfrentamiento con Alfredo Di Stéfano previo a la final del Nacional ’81.

En 1982 se invirtió el orden tradicional de los torneos y se jugó el Nacional antes de la cita mundialista y después se disputó el Campeonato de Primera División. Eliminado River en la primera fase del Nacional en donde jugó varios partidos con muchos suplentes, tampoco pudo realizar nada destacado en el torneo, y quedó en el décimo puesto. La Copa Libertadores, la gran meta pendiente de la historia, tampoco trajo grandes alegrías, ya que el equipo si bien logró clasificar en la fase de grupos eliminando a Boca Juniors y a los bolivianos de The Strongest y Jorge Wilsterman (en esa época solamente clasificaba el primero de cada zona), fue vapuleado en la ronda semifinal, perdiendo los cuatro partidos frente al Flamengo (campeón vigente) y Peñarol (que se iba a quedar con ese trofeo). Vale recordar que en aquellos tiempos, los grupos de semifinales se podían consensuar entre los clubes, y la CD de River, con Rafael Aragón Cabrera a la cabeza, insistió en jugar contra los dos rivales más poderosos. La cuestión económica y la posibilidad de dos grandes recaudaciones en el Monumental pudieron más que la ilusión por ganar el por entonces esquivo torneo continental.

Con una situación financiera que empezaba a preocupar, River quiso sin embargo cambiar la situación para 1983. Contrató a José Varacka como DT e incorporó a jugadores de no gran trayectoria como Roque Erba y José Luis Zuttión, al delantero Oscar Trossero, al uruguayo Alberto Bica, un puntero derecho de gran velocidad y a Héctor Enrique, que después se consagraría con la 8 en la espalda. Pero el gran objetivo se llamaba Enzo Francescoli, un flaquito uruguayo que jugaba de maravillas en Wanderers y a quien en River ya venían siguiendo desde hacía varios meses. La cotización puesta por el club montevideano hoy puede parecer ridícula, pero en aquella época no era poco dinero: 310 mil dólares más un porcentaje del 20% de una futura venta y que River se hiciera cargo de todos los gastos y del porcentaje que le correspondía al jugador. River no tenía liquidez y los uruguayos no querían saber nada de largar a Francescoli sin tener todas las garantías necesarias y se resistían al pago del pase en cuotas. Fue una novela que pareció interminable y que duró más de un mes, en dónde hasta el presidente de Deportivo Español, Francisco Ríos Seoane se ofreció a comprar el pase y cederlo a River debido a su amistad con Aragón Cabrera. En Uruguay hicieron correr la voz de que el Milan llegaría con dinero en efectivo para llevarse al jugador. Pero fue el propio Enzo el que más hizo para que el pase se concretara e insistió varias veces (ya había arreglado su contrato de palabra con River) a la asamblea de socios del Wanderers para que accedieran a la venta. Luego de conseguir la cantidad de avales requeridos, se firmó la ansiada transferencia el jueves 21 de abril. Recién el viernes 22 pudo Enzo conocer a sus nuevos compañeros y al que sería su técnico, nada más que 48 horas antes de su debut…

Mientras tanto, el equipo había logrado clasificar lastimosamente en el Nacional a la siguiente ronda, quedando tercero en el grupo que integraban Nueva Chicago, Andino de La Rioja y Loma Negra. En la segunda etapa el grupo se presentaba más complicado pues los rivales eran San Lorenzo y Ferro Carril Oeste.

El 17 de abril, aún sin haberse firmado el pase de Francescoli, River igualó de local con los azulgranas sin tantos, en una tarde excelente de Bica, que volvió loco al defensor Hrabina. El fixture señalaba que en la segunda fecha se tenía que jugar el partido interzonal frente a Huracán en el Monumental, pero ese 24 de abril no fue un día más. Con la camiseta número 10 apareció, pelota bajo el brazo, el tan ansiado muchacho oriental del que tanto se hablaba y tanto se anhelaba su llegada. La expectativa era inmensa y el estadio se llenó como hacía tiempo no se veía. La gente se ilusionó con su llegada y ya antes del partido se coreaba la canción: "Vení, vení, cantá conmigo/que un amigo vas a encontrar/que de la mano/de Francescoli/todos la vuelta vamos a dar”. La misma que once años después lo iba a recibir en su vuelta a River aunque cambiando su apellido pronunciado con acentuación grave por un “uruguayo” que calzaba mejor con la música. Vale recordar la formación que puso Varacka en aquel partido: Ubaldo Fillol; Eduardo Saporiti, Alberto Tarantini, Enrique Nieto, Jorge García; Enzo Bulleri, Américo Gallego, Enzo Francescoli; Alberto Bica, Raúl de la Cruz Chaparro y Emilio Commisso. Tras el descanso, ingresó José Luis Zuttión (muy amigo de Enzo hasta la actualidad) por Bulleri.

En el primer minuto del partido, Francescoli desató la primera ovación en el Monumental cuando dejó a dos rivales en el camino en el área y casi convierte un gol. En el segundo tiempo, un cabezazo suyo pegó en un poste y sobre la hora convirtió un tanto que fue anulado por el árbitro Carlos Espósito por posición adelantada en una muy discutida decisión que impidió que Enzo pudiera debutar con un gol. Finalmente, River ganó por la mínima diferencia gracias a un gol en contra del defensor Bottari a los seis minutos de juego. La actuación del recién llegado fue buena dentro del contexto de un equipo que realmente jugaba muy mal.

Solamente hubo que esperar tres días para que Francescoli se diera el gustazo de festejar un gol con la camiseta de River, ya que el miércoles 27 se jugó contra Ferro en Caballito. River ganó uno a cero ante el poderoso equipo dirigido por Griguol gracias a un penal convertido por Enzo. Los encargados de patear los penales eran Nieto y Jorge García, sin embargo, éste se acercó a Enzo y se produjo una conversación que comentó tiempo después: “tiralo vos, le dije. No queremos que lo patees vos, me contestó”. Fue una prueba de confianza importante y Enzo no falló y gritó el tanto de frente a la multitud que colmó la cabecera visitante.

River clasificó para los octavos de final en donde eliminó a Vélez, pero el Argentinos Juniors de Angelito Labruna fue un escollo insalvable en cuartos de final. Ese 1983 terminó de la peor manera para River, pues el equipo quedó penúltimo en el Campeonato y no descendió porque esa temporada se implementaron los promedios que la AFA había previsto dos años antes.

Realmente para Enzo fue un año muy complicado, solamente salvado en lo personal por la obtención de la Copa América por parte de la selección uruguaya. Pero si bien no fue decepcionante su actuación individual, sí lo fue la del equipo y del club en general. Una huelga de profesionales obligó a jugar varios partidos con los chicos de las inferiores. El club se caía a pedazos y era un año electoral, con todo lo que implica eso en el mundo riverplatense. Para peor, en septiembre falleció Ángel Labruna y un mes después tras el partido frente a Central en Rosario, murió el delantero Oscar Trossero en el vestuario.

En 1984, Francescoli estuvo a punto de irse al América de Cali en canje por Roque Alfaro porque Luis Cubilla, que había asumido como DT no lo tenía en cuenta. Finalmente los dirigentes insistieron para que Enzo se quedara. River ese año llegó a la final del Nacional, que la perdió frente a Ferro, y en el Campeonato rindió en bastante buen nivel y obtuvo un cuarto puesto que le permitió zafar del descenso.

Se acercaba 1985, iban a llegar los mejores momentos de la trayectoria del gran Enzo Francescoli con el “manto sagrado”. Pero esa ya es otra (maravillosa) historia…

HISTÓRICA: El Enzo en el día de su debut en River, en el Monumental. Detrás suyo, Morresi.

A continuación, afiches y algunos ejemplares periodísticos del día de su debut:

* Foto de la Revista River, gentileza de Claudio Sánchez.

VIDEO: Reviví los 131 goles de Enzo Francescoli con la camiseta de River.

 

Últimos videos

Comentarios

Último Partido
River Plate vs. Millonarios
Amistosos 2014
16/07/2014 - 21:00 hs
Encuesta
Tras las contrataciones de Chiarini y Pisculichi, ¿en qué posiciones debería reforzarse River?
Ver todas las encuestas