Por Alejandro Lopez Mateo - 23/06/2011 - 08:40

No permitan que nos roben la historia

River Plate
POR LA HISTORIA. Que esta última década infame no nos robe un siglo de gloria. (FOTO: La Página Millonaria)

Lo dice todo el mundo: estamos ahí, al borde del abismo, a punto de caer y reventarnos contra el piso. A sólo noventa minutos de pagar diez años nefastos con un siglo de gloria. De saldar con dolor y lágrimas lo que se afanaron otros. Por eso, y aunque parezca que ya no queda ni la esperanza, les rogamos a estos jugadores que el domingo no permitan que también nos roben la historia.

Comprendemos el momento que están viviendo. Están inmersos en esa clásica racha convertida en un laberinto infranqueable, del que resulta imposible escapar. Esa racha que potencia todo lo negativo justo al momento de salir a jugar. Entonces, de nada sirve la unión del grupo, las largas conversaciones en las habitaciones o las ganas de salir adelante.

El temor y la presión son tales, que el rival -hasta el más básico de los rivales- se agiganta. Las piernas no responden, la cancha se hace cuesta arriba y los errores surgen casi involuntariamente. Es que la pelota quema y la cabeza vuela: cómo animarse o arriesgar, si el murmullo de afuera puede terminar de lapidar el poco ánimo que les queda.

Lo comprendemos, esta camiseta pesa “en las buenas y en las malas, mucho más”. Claro que lo sabemos, no se olviden que nacimos soñando con vestir esos colores. A River ya lo sacamos campeón del mundo un sinfín de veces y, esta semana, lo salvamos del descenso otras tantas. Somos así, amamos esta camiseta y nos pasamos la vida soñando convertirnos en ese héroe que la lleva a lo más alto o la rescata desde lo más bajo.

Ahora mismo, todos y cada uno de nosotros daríamos hasta lo que no tenemos con tal de estar en sus botines y contar con al menos noventa minutos para torcer esta historia. Sí, aún en este momento. O mejor dicho, más aún en este momento, porque la camiseta no se merece tamaño desprestigio ni nosotros semejante sufrimiento.

Por eso, jugadores, no se pueden dar por vencidos. Están a sólo dos goles de que la derrota de anoche no vaya más allá de ese abismo que millones de hinchas lloramos y sufrimos. De alejarse de ese abismo que muchos ruegan que se convierta en vacío. De lograr que esta caída en Córdoba sea el fondo, el fin de la pesadilla. Están a sólo dos goles de evitar que esta última década infame nos robe un siglo de gloria, toda una vida de historia.

Últimos videos

Último Partido
River Plate vs. Belgrano de Córdoba
Torneo de Transición 2014
12/10/2014
Encuesta
¿Conservarías a todos los titulares para enfrentar a Libertad?
Ver todas las encuestas